jueves, 31 de octubre de 2019


Una risa que se rompe, y un encuentro que se pierde,
y el recodo de una curva que recta colma qué mueve
lo que muere sin más gloria,
ni penitencia, ni en ciernes
de rondar ni de pasada, ni de vuelta
ni devuelve, a su lugar,
al que debe,
que es el suyo y del que viene,
el espanto de sentir sentimiento que no siente
mas que el rumor de unos pasos que ni de lejos son fieles
a qué conduce a qué senda
que no trazó mano alguna, de otro mundo ni de este…
lado oscuro que rezuma monsergas que lo pervierten.
31/10/19


No hay comentarios:

Publicar un comentario

No hay moderación. Medir o no las propias palabras es cuestión de cada cual... ¿Por qué tendría yo que erigirme en juez de nadie ni de nada?

Caja de bombones

Caja de bombones
Una de esas cajas que se pueden encontrar en cualquier cajón de cualquier aparador de cualquier comedor o cuarto de estar de cualquier casa y en las que, cuando las abrimos, nada más encontramos pequeños cirindulillos inservibles que, hace ya tantos años, imaginamos que alguna vez podíamos necesitar. Esta, afortunadamente, está como se puede ver vacía.