domingo, 7 de febrero de 2016

Texto 10.11

Publicado por el feb 7, 2016 en Prólogo a la carta número diez. El libro de los compromisos.

10.11 “La descarga de cualquier hormona puede llegar a percibirse, provocando placer o sufrimiento, pero desde el principio esas percepciones aún son mínimas, excepto en algunas peculiaridades de la sexualidad. Este hecho hizo concebir a Freud la mente del hombre con una excesiva y casi exclusiva dependencia de las deudas o fantasías sexuales, definiendo el subconsciente en su mayoría como un saco de frustraciones sexuales reprimidas y sometidas a una tapadera de energía que les impide salir. Esta esquematización modélica del ser humano ha sido la dominante durante buena parte del siglo XX y aún lo sigue siendo, y en ella ni siquiera se contempla que la obsesión sexual es un estímulo condicionado por el hecho de que muchas otras páginas que separan el estado del ser aún no han sido leídas”.


10_11

sábado, 6 de febrero de 2016

Boscaje

¿De qué fue lo que dijeron que se dijo que un día fuera que si tuyo que si mío que si del paso del tiempo que se perdió deambulando por entre vivos recuerdos de olvidos de otros lugares, otras gentes y otros retos encarados aun a espaldas de quienes sin conocerlos ni saber si eran por algo o por nada más que el hueco que dejase en el boscaje de pensamientos espesos cierta sensación de ausencia que, aproximándose queda, se presenta como axioma, verdadero y tan certero que concentra en un suspiro, un instante muy pequeño, todo cuanto el raciocinio con razones o si ellas tejió a la sombra o amparo de tanto inhóspito fuero como se arroga el pensante al pergeñar el derecho camino que ha de guiarlo a de donde imaginase fuera partido su anhelo?

Caja de bombones

Caja de bombones
Una de esas cajas que se pueden encontrar en cualquier cajón de cualquier aparador de cualquier comedor o cuarto de estar de cualquier casa y en las que, cuando las abrimos, nada más encontramos pequeños cirindulillos inservibles que, hace ya tantos años, imaginamos que alguna vez podíamos necesitar. Esta, afortunadamente, está como se puede ver vacía.