domingo, 27 de noviembre de 2016

Texto 12.3

Publicado por  el Nov 27, 2016 en Prólogo a la carta número doce. La música de los biorritmos.

12.3 “Las siete cruces que dibujan la naturaleza sutil reflejan su faz en el espacio físico grosero, es lo que se llama materia viva, la sustancia que abarca todos los ritmos que perciben los mensajeros del cerebro, los sentidos” 12_3







































               COMENTARIO DE EL AVENTURERO
Parece que este texto abarca mucho de lo que desconocemos. Desde lo más grande hasta lo más pequeño, dibuja un círculo en tres líneas. Me sugiere la idea de que lo metafísico es causa de lo físico y la apariencia está subordinada a la capacidad de nuestros sentidos. También que en cada punto del universo hay un espejo que refleja el universo. ¿No es lo mismo los mundos que los átomos? ¿Se puede entender la materia como un vehículo de lo sutil? ¿Existen las causas?
La filosofía oriental dice que el universo se genera y desaparece con el ritmo de una respiración. La exhalación es el aliento divino y lo crea y la inhalación lo hace desaparecer, para volver a crear otro… También se dice que la vida precede a la forma.
Pero todo, más allá de lo concreto físico es una abstracción. E intuyo, que una gran y bella abstracción.

domingo, 16 de octubre de 2016

Texto 11.20

Publicado por  el Oct 16, 2016 en Undécimo mensaje. Las cárceles de la razón. 

11.20 “Inocencia-culpa y sus derivadas pasividad y sufrimiento son las semillas de la impostura, leyes fabricadas a medida de un un ego ensoberbecido con autorsuficiencia. La forma de estar no es la de pensar ni la de sentir, y en esas desviaciones se crean anacronismos. Entre la conducta social, orgánica y educativa. Varias realidades se ponen en conflicto y se van cruzando en trazos de caminos confusos”.
 11_20_kira
COMENTARIO DE EL AVENTURERO
La inocencia y la culpa son dos lados de una misma moneda: la autosuficiencia. Si te sientes autosuficiente, no tienes nada que hacer, porque eres suficiente para ti mismo. Y ya está. Por tanto, no puedes ser ni bueno ni malo, sino todo lo contrario, es decir: nada. Si eres impotente no tienes por qué hacer nada. Sólo te resta sufrir y determinar todos los pasitos que te han llevado a ese sufrimiento. Esto, claro, es ofensivo para aquellos que sufren puesto que el sufrimiento es la base de su autosuficiencia: no dependen de nada para sufrir en cuanto les sea posible. Hay una vida mejor, claro, pero se necesita dinero. Se sufre menos con dinero, pero se sufre. Por supuesto que la gente sufre pero ante este dolor no existe la posibilidad de ser otra cosa, radicalmente distinta, que implique un no sufrimiento. En este sentido, poseemos una imaginación ramplona que sólo nos permite especular y luego proyectar esas especulaciones en nuestras acciones con los demás. Es una especie de barbaridad. ¿Por qué? Porque creemos que pensar y sentir son las cosas básicas de la vida, así ya no podemos imaginar otra forma de existencia, porque así nos lo enseñaron los profesores para nuestro entendimiento, es decir, que entender es lo mismo que saber y saber quiere decir que poseemos la verdad. Incluso, cuando nos encontramos en una falta no somos capaces de reírnos de nosotros mismos y cambiar sino que nos complace ser inocentes, lo que implica ya que conocemos la verdad. Todo concuerda para que nada cambie, a pesar de que nuestro cuerpo cambia, nuestra razón sólo divaga y nuestros sentimientos son reiterativos, confusos y más que nada, mentales. No tenemos miedo, ni envidia, ni nada. No tenemos vergüenza más que cuando nos pillan en falta, bien sea con una mirada o bien sea el viejo profesor que nos observa eternamente. La ignorancia nos trae sin cuidado. Ignoramos a los demás. Sólo queremos saber algo por si nos viene bien. Odiamos la mentira porque perjudica nuestros intereses. Muy raro todo, sí señor, pero muy social. Existen mentiras buenas y verdades malas, un lío. Sin embargo, la mentira puede ser buena porque podría ser el cambio hacia algo más verdadero. Por eso nos encanta la magia. Al fin y al cabo, nos gusta no controlarlo todo y nos encanta demostrarnos que los sentidos nos engañan. En cierto modo, nos gusta liberarnos un poco de nosotros mismos y de nuestras creencias. Pensar y sentir, no nos quitan el miedo. No lo afrontamos, es muy difícil en la confusión reinante: los niños quieren ser viejos, los viejos niños, los ricos aparentar ser pobres y llevar la ropa rota, a los pobres les reconforta que los ricos “también sufran”, y así. No sé, en realidad todo lo expuesto es muy confuso. De manera que queda demostrada la tesis del texto que comentamos.

domingo, 4 de septiembre de 2016

Texto 11.14 (Primero del undécimo mensaje)

Publicado por  el Sep 4, 2016 en Undécimo mensaje. Las cárceles de la razón. 

11.14 “Buscan la inocencia los políticos vocacionales, los ansiosos, los cotidianos, los hipnotizados, los hipotéticos, los represivos, los acomodados, los montaraces, los funcionarios cerebrales, los fatigados patológicos, los eficaces convencidos, los que pretenden ser objetivos y neutrales y en general todos los que alimentan las grandes epidemias que aquejan a la Humanidad”.
COMENTARIO DEL AVENTURERO
El individuo moderno parece haber perdido, a lo largo del proceso educativo, toda su capacidad para la inocencia, toda su disposición para darse cuenta de otras cosas que no sean las enumeradas en los suplementos dominicales de los periódicos, y que convencionalmente constituyen el mundo real.
El hombre anónimo parece compartir una misma condición con los seres neutrales que pueblan el Limbo de Dante, “los desgraciados, que nunca vivieron”, los que “no pecaron”, cuya existencia transcurrió “sin gloria y sin infamia”. Ellos son los seres neutrales, cuyo estado de ánimo es análogo a la inercia y apatía interior de los habitantes del mundo moderno, que viven igualmente una vida no esencial, sin esperanza de regeneración.
En algún momento de la historia reciente parece haberse producido una ruptura en el pensamiento entre el conocimiento afectivo-sensual y la razón, de modo que ser y pensar dejan de formar un todo. ¿Era inevitable que se convirtieran los sentidos en simples instrumentos, sin vida propia, sin permitirles libertad?
Pero, ¿cómo despertar a la incandescencia del mundo, cómo hacer de los sentidos verdaderas fuentes de vida, cómo romper “la marmita intectual”? Este parece uno de los grandes problemas a los que se enfrenta el hombre de hoy.
Es limitado el pensamiento frente a las preguntas esenciales, e inepto para hacer del hombre un ser pleno.
Como medio de conocimiento, la razón es limitada.

miércoles, 17 de agosto de 2016

Porque te he dicho que

te estás pasando de la raya más de lo conveniente y que si estás triste será bastante más posible que las cosas te salgan no como te gustaría sino como te mereces por torpe doblas tus lamentos y eso no es lo correcto ni lo convenido y lo sabes pero te empeñas en hacerte la distraída y mirar para otra parte. 

Nota: Para otra versión pulsar en el título de esta entrada.

domingo, 26 de junio de 2016

Texto 11.8

Publicado por  el Jun 26, 2016 en Prólogo a la carta número once. La cárcel del ego.

11.8 “Son los usurpadores de las verdades; algunos utilizan las probetas, las filas interminables de secuencias o las afirmaciones doctrinales convertidas en axiomas formulables. Suelen demostrar sus verdades con referencias bibliográficas que han ido recopilando de otros cómplices a los que ellos mismos han categorizado como prestigiosos. Formulan teorías que se permiten trasmitir en las escuelas, en los periódicos, y siempre respaldados por los organismos culturales dominados por el poder. Ellos no se autodenominan sabios, pero gustan que los demás se lo llamen.”
COMENTARIO DE EL AVENTURERO
Tal vez porque el científico, académico o humanista, pone su pensamiento (teorías, postulados…, etc.) al servicio de la afirmación del modelo de realidad imperante, y no al servicio del cuestionamiento del mismo, pervierte parte del tesoro de lo que se podría llamar “conocimiento”.
Puede que los prejuicios y el miedo a desmontar lo que llamamos “realidad” sea lo que hace que la práctica ortodoxa de la investigación se configure como una estructura “blindada” y en muchas ocasiones reacia a reconocer lo mucho que todavía ignoramos de lo que nos rodea y de la Historia.
Los descubrimientos que desde la ciencia se hacen no se pueden divulgar como verdades definitivas, ni como dogmas, porque están abocados a ser completados, superados o refutados en el futuro. Aunque los modelos teóricos nos sirven para avanzar en el descubrimiento de más espacios de realidad, para imaginar el mundo, no dejan de ser abstracciones hipotéticas.
Fruto de un interés ideológico de construir una concepción general y común de las cosas, se establece la educación reglada y la universitaria, desde aquí, se trasmite lo que llamamos realidad, que es lo que mira el Rey: un conjunto de convenciones consensuadas que configuran una visión del mundo, como un velo de maya.
¿Que se puede demostrar como verdad? ¿Un tejido fenomenológico que apenas sabemos como funciona?

viernes, 3 de junio de 2016

Versión basta

Con chistera o con boína
el hombre siempre vacila
entre bacilar a tontas
o a locas si sin bonitas.

domingo, 15 de mayo de 2016

Texto 11.2




Publicado por  el may 15, 2016 en Prólogo a la carta número once. La cárcel del ego 

11.2 “Los cristales de las criptas mistéricas están temblando porque empiezan a no caber los muertos que están esperando resurrección, los quicios de las puertas se resquebrajan porque empiezan a pesar más los cerrojos que las paredes, y en las catedrales del homo sapiens aparecen pintadas celebrando la llegada de los cirujanos plásticos. Es la ceremonia de la confusión, el todo vale para llegar a ningún fin, porque el objetivo es el presente continuo”.
11_2

martes, 12 de abril de 2016

Del átomo a la vida ¿?

La célula se compone de moléculas, ¿no es verdad?
La molécula se compone de átomos, ¿no es también verdad?
Uno (átomo) y otra (molécula) son – puesto que el átomo es “la unidad constituyente más pequeña de la materia”, que así lo leo en internet – materia; y sin embargo la célula es “el elemento (Wikipedia otra vez) de menor tamaño que puede considerarse vivo”.
Leo, también, esta vez en el libro de Steven Rose Tu cerebro mañana, que la vida que sí tiene la célula nace (o leo muy mal) a partir de factores ambientales generados por la energía que producen las moléculas.
Luego, si la molécula en principio vida no tiene, y la célula se “¿insufla?” de esa vida por la intervención del ambiente, entiendo que sólo puede ser porque es el ambiente el que la aporta.
Vamos, que la vida ya estaba antes de la molécula. Y fuera de ella.
Lo que más me desconcierta de todo este enredo es que en el libro de Rose, en el segundo capítulo, él utiliza el argumento para explicar el origen de la vida.
Me quedo pensando y se me ocurre que, si ciertamente y tal como entiendo, la vida surge de la interacción entre energía y moléculas, la vida puede estar surgiendo, ser “nueva” en cada instante.
Pero... ¿qué ingrediente o factor desconocido interviene para que a partir de lo inanimado (sin alma) se produzca la vida de todo lo capacitado para nacer, crecer, reproducirse y morir?
Está faltando algo que nadie explica.

domingo, 10 de abril de 2016

Texto 10.20


10.20. “Esta evidencia condujo a uno de los mayores errores que el hombre ha cometido en estos tiempos, separar el encuentro interior, bautizándolo como camino espiritual, del exterior al que se dio categoría de superficial, intrascendente y mundano. Nacieron los votos de castidad ligados a los principios sacralizantes y se convirtieron las cabezas de muchos monjes en refugios de represiones llenos de rendijas por donde se colaba el diablo. Y al paso se persiguió el placer como un vector suplementario que desviaba el sonido luminoso de la alegría interior”.
COMENTARIO DE EL AVENTURERO
Si la atracción que se produce entre individuos fuera el resultado de la percepción de una relación distinta entre el principio masculino y femenino que hay en cada uno de nosotros, esto podría verse como el reflejo del reconocimiento de una esencialidad configurada por estás dos energías en cada uno de nosotros. ¿Es quizás dicho encuentro un impulso para el desarrollo propio debido a una armonización de la energía masculina y femenina que hay en cada ser humano? ¿Al reconocer en el otro ese misterio se despierta la búsqueda de nuestro propio misterio? Es posible que esta dicotomía del sexo, promueva una aceleración tanto de los sentidos como de la vivencia de experiencias, provocando que la estaticidad sea mucho más difícil y que la aparición del conflicto o el éxtasis nos despierte una actitud de trabajo hacia nuestro desarrollo evolutivo.
Por otro lado, parece que la fuerza con la que opera el sexo en cada una de las facetas de nuestras vidas es lo que haya causado que tantos seres humanos hayan buscado inhibirse del sexo o incluso su represión por la dificultad de vivirlo sin verse sometidos a sus deseos. En este sentido parece que la excomunión del espíritu con respecto al funcionamiento físico, proclamada espuriamente por parte de grupos de poder, no pretendería más que el control de los individuos al dificultar su emancipación de la búsqueda de lo espiritual adscrita a lo doctrinal colectivo. Sin embargo, tampoco debemos dejar de señalar a los grupos de poder que pretenden que, desde la bacanalización desenfrenada de los sexual haciendo del placer un fin en sí mismo y no parte del proceso, al final estemos igual de reprimidos ya que no permitimos que afloren otros aspectos más sutiles por estar encarcelados por los estereotipos.
Por tanto, creo que deberíamos reivindicar lo sexual como parte imprescindible para nuestra evolución, sin desligarlo claro está del mundo de lo emocional ya que si no, caemos en la psicopatía de ver al resto como objetos para la satisfacción exclusiva de nuestros deseos. No cabe duda de que hoy en día todas las sociedades no dejan de darle vueltas a lo sexual, síntoma de que aún es una fuente de grandes contradicciones en el ser humano y poniendo de manifiesto que aún quedan infinidad de misterios por desvelar para poder percibir diáfanamente el sonido luminoso de la alegría interior.

viernes, 11 de marzo de 2016

Mujeres en la Residencia de (algunos) estudiantes.


No voy a negar que lo de “algunos” va con un punto de… digámoslo abiertamente, mala uva (que puedo también y por qué no evitar tanta apertura en el decir) pero es que – siempre lo dije – y sé que alguna vez se lo comenté a (…) y me argumentó que es que no tuvieron tiempo para…
Vale, pero como yo le dije "imagínate un chiquito en su pueblo; muy listo pero en su pueblo y con de eso que en los pueblos se llamaba antaño pocos posibles. Como el chaval vale, porque vale, los padres rompen la hucha y, ataviado él con su mejor traje (el de los domingos) maleta de cartón llena de vituallas en ristre, se dispone a tomar el tren camino de la capital.
− Pero, y digo yo ― la madre ―, nosotros no tenemos familia en Madrid ¿Dónde va a vivir el chico?
− Qué cosas tienes ― el padre ― ¿No va a ser estudiante? ¡Pues se hospedará, que la palabra lo dice pero tú no te fijas, en la residencia de estudiantes!
− Ah ― la madre ― ¡Qué tonta soy!"
Pero el chico no se hospedaría en la Residencia de Estudiantes por más que, con muy buena lógica, lo diga la palabra.
No hay mas que ver el palmarés de los que en ella residieron.
Bien es verdad que muy posiblemente fuera el tipo de formación recibida allí lo que los colocara en vías de llegar, como llegaron, a ser célebres cada cual en su disciplina; que no fuera necesario llevar el apellido que a la larga les confiriese la notoriedad de que, tal vez, antes de su paso por la Residencia y la celebridad el apellido no gozaba, era un apellido (puede) de no más poderío que cualquier otro apellido. Pero es cierto, y creo que incuestionable, que quienes podían permitirse el acceder a tal institución eran de familias al menos acomodadas, cuando no decididamente de clase alta.
Así que por eso lo de la retranca, si es que  algo dicho con tanta (aunque no del todo abierta del todo) retranca se puede decir en puridad que vaya con retranca.
Bueno. El caso es que esta tarde estuve viendo ahí, en la Residencia de Estudiantes, la exposición a que enlazo en el título.
Ellas, las señoritas, pertenecientes todas a muy buenas familias ― extranjeras muchas (o eso se desprende del video que puede verse al final del recorrido), por cierto, que no inmigrantes como sucede ahora ― aunque han alcanzado menos fama (creo, o al menos para mí eran hasta hoy desconocidas) que los Miró, Buñuel, Dalí, Altolaguirre, Alberti, Lorca y otros, hicieron cosas que me han parecido francamente bonitas.
Por ejemplo el cuadro que encabeza este texto.
Claro que también las hubo, como Joaquina Zamora, Francis Bartolozzi, Victorina Durán, Menchu Gal, Juana Francisca Rubio, Delhy Tejero (escucho contar a la persona que explica en visita guiada a la que no me sumo que su verdadero nombre era Adela, que Delhy lo adoptó por algo que no he alcanzado a oír relacionado con la ciudad de la India), Ángeles Santos, Marisa Roësset Velasco, Adela Ginés y Ortiz ― y puede que alguna otra que no haya apuntado en las notas de mi móvil, que parece que las nombro con un cierto desparpajo aunque, ya digo, no me sonaban de nada ―, que destacaron en diferentes ramas de las artes; pero de eso no he podido enterarme, que los letreritos eran muy pequeños y, de tanto cambiarme de gafas, me mareaba y tuve que desistir.
Pero que, vamos, me ha gustado y me han gustado.




domingo, 6 de marzo de 2016

Texto 10.15

Publicado por  el mar 6, 2016 en Décimo Mensaje. El vehículo de la fe, el amor 

10.15 “De un ideograma, el texto más antiguo hoy conocido, derivado de los ocho trigramas del Libro de las Transformaciones, nace el principio manifestado de la sabiduría que puede ser revelada en la cultura china”.
10_15
COMENTARIO DE EL AVENTURERO
Goethe dice en alguno de sus textos que toda afirmación categórica alumbra inmediatamente una negación. De la misma manera, tan pronto como se dibuja una línea continua en un papel, se tiene la antítesis, pues, en tal caso, el espacio queda dividió en un “arriba” y un “abajo”. Merced a esta premisa, desde un punto de vista filosófico lo que sigue a continuación es la dualidad.
Pero no basta con un sistema binario para comprender el cambio, la facultad de transformación y la evolución de las cosas. El Libro de las Transformaciones, uno de los cinco textos clásicos de la cultura China, representa los distintos avatares de la vida, la sociedad y la naturaleza, a partir del estudio de sesenta y cuatro figuras de seis lineas (que pueden ser continuas o discontinuas), poniendo de manifiesto los mecanismos narrativos de la trama del mundo humano, tratando de explicar la vida de los hombres en todas su circunstancias.
En uno de los comentarios del propio Confucio a este texto clásico, se lamenta: “Si pudiese añadir algunos años más a mi vida, dedicaría cincuenta al estudio del Libros de las Transformaciones, para poder evitar así grandes errores”.
Aún para la mirada más prejuiciosa, este libro representa una invitación a una cuidadosa indagación de nuestro propio carácter, actitud y motivaciones; y a plantearte en cada momento, cuál es el modo de actuar correcto.

viernes, 4 de marzo de 2016

Twitteralmente (2)

Me ha contestado la RAE:

     "En español, solo se pueden formar adverbios en -mente sobre bases adjetivas, tomando la forma femenina del adjetivo: agudamente (agudo, da + -mente),rápidamente (rápido, da + -mente...). En la formación que usted propone, -mente se añade a Ätwitteral, que, como usted sabe, no existe en español.
     Entendemos su formación por analogía con otros adjetivos relacionales que en español terminan en -al formados sobre sustantivos, en este caso, sobre un nombre comercial registrado.

     Reciba un cordial saludo."


De cualquier modo - como ya comenté en la entrada del enlace - la palabra ya se ha utilizado. Y considerando que cuando el mundo "echó a hablar" no existía la RAE y, pese a todo - y sin que nada ni nadie pusiera objeciones a los primeros sonidos articulados que emitieran aquellos antiquísimos y espontáneos hablantes - el lenguaje nació y sigue, desde entonces, creciendo y enriqueciéndose, yo voy a utilizar la palabra en cuestión cuando lo tenga a bien. Que estoy segura de que quien la escuchare o leyere la entenderá sin dificultad alguna.

martes, 1 de marzo de 2016

Twitteralmente

Palabra que me acabo de inventar.

Veo en un informativo – de 13TV – que Pablo Iglesias ha escrito en su twitter que la excarcelación de Arnaldo Otegui es una buena noticia para los demócratas.

Entre que a mí no me parece una buena noticia ― que se lo diría a él twitteralmente (he ahí mi invento, que hasta se lo termino de comunicar a la RAE, para que conste en las actas que es mío y tener derecho al copyright) pero para eso creo que tendría que hacerme “seguidora” suya, y a eso no estoy dispuesta ― por un lado, y, por otro, que suelo elegir 13TV  ― aunque nada más para estar al tanto de la actualidad, que con su publicidad y sus teletiendas y sus galerías del coleccionista me irrita bastante ― en vez de cualquiera de las cadenas del signo contrario, me asalta la duda de que a ver si lo que a mí me pasa es que no soy demócrata, y que si no estaré discriminando con esa proclividad mía a preferir…

Bueno, pues en la misma noticia también sale Otegui hablando a los micrófonos fuera de la cárcel. Y me entran unas ganas horrorosas de abalanzarme a su cuello, y a los cuellos de todos lo que los reciben con regocijo y lo jalean.

Pero entendiendo, aun en mi ira, que con mi arrebato nada más conseguiría romper la pantalla del televisor ―  y deseosa como estoy, además, de poder disfrutarlo esta tarde para enrabietarme de nuevo con el discurso de investidura de Pedro Sánchez ― me contengo.

Lo que no logro desterrar de mi ánimo es la preocupación que me asalta al pensar si no soy demócrata, y si discrimino por elegir y preferir, e irresoluta por debatirme entre romper el televisor o dejarlo estar, y cabezona y obstinada y de a piñón fijo por entender ― sin saber convencerme a mí misma de lo contrario ― que es mejor no destrozar la tele aunque luego, después del discurso, lo destrozado sean mis nervios y me tenga que tomar una tazita de valeriana para serenarme, o una tila.

domingo, 7 de febrero de 2016

Texto 10.11

Publicado por el feb 7, 2016 en Prólogo a la carta número diez. El libro de los compromisos.

10.11 “La descarga de cualquier hormona puede llegar a percibirse, provocando placer o sufrimiento, pero desde el principio esas percepciones aún son mínimas, excepto en algunas peculiaridades de la sexualidad. Este hecho hizo concebir a Freud la mente del hombre con una excesiva y casi exclusiva dependencia de las deudas o fantasías sexuales, definiendo el subconsciente en su mayoría como un saco de frustraciones sexuales reprimidas y sometidas a una tapadera de energía que les impide salir. Esta esquematización modélica del ser humano ha sido la dominante durante buena parte del siglo XX y aún lo sigue siendo, y en ella ni siquiera se contempla que la obsesión sexual es un estímulo condicionado por el hecho de que muchas otras páginas que separan el estado del ser aún no han sido leídas”.


10_11

sábado, 6 de febrero de 2016

Boscaje

¿De qué fue lo que dijeron que se dijo que un día fuera que si tuyo que si mío que si del paso del tiempo que se perdió deambulando por entre vivos recuerdos de olvidos de otros lugares, otras gentes y otros retos encarados aun a espaldas de quienes sin conocerlos ni saber si eran por algo o por nada más que el hueco que dejase en el boscaje de pensamientos espesos cierta sensación de ausencia que, aproximándose queda, se presenta como axioma, verdadero y tan certero que concentra en un suspiro, un instante muy pequeño, todo cuanto el raciocinio con razones o si ellas tejió a la sombra o amparo de tanto inhóspito fuero como se arroga el pensante al pergeñar el derecho camino que ha de guiarlo a de donde imaginase fuera partido su anhelo?

domingo, 3 de enero de 2016

Texto 10.6

Publicado por  el ene 3, 2016 en Prólogo a la carta número diez. El libro de los compromisos.

10.6″Esta respetable teoría, iniciada y no completada por Jung, no tiene en cuenta que quizá el hombre posea resortes energéticos para sentir, soñar y escuchar su futuro, porque puede que el subconsciente colectivo tenga varios niveles, y uno de ellos, el que relaciona al hombre con su consciencia superior, esté recordando un camino individual espiritual y subjetivo, un mensaje repetido de millones de maneras hacia un objetivo común, allí donde acaba la frontera del tiempo”.
10_6

Caja de bombones

Caja de bombones
Una de esas cajas que se pueden encontrar en cualquier cajón de cualquier aparador de cualquier comedor o cuarto de estar de cualquier casa y en las que, cuando las abrimos, nada más encontramos pequeños cirindulillos inservibles que, hace ya tantos años, imaginamos que alguna vez podíamos necesitar. Esta, afortunadamente, está como se puede ver vacía.