viernes, 23 de enero de 2015

Mayte Carrasco

Estoy escuchando la radio y Luis Herrero la entrevista al respecto de las amenazas recibidas (enlace en título de esta entrada).
Se queja, entre otras cosas, de que las amenazas en las redes sociales puedan ser anónimas; y argumenta que que mientras el periodista está identificado e incluso un particular que quiera que le publiquen un escrito en la sección "cartas al director" de cualquier diario ha de proporcionar su nombre y su DNI, en las redes sociales no se exige ningún requisito. Puede decirse cualquier cosas y proferir cualquier tipo de insultos y de amenazas con absoluta impunidad.
No estoy en Twitter, ni en Facebook un poco, por - entre otros - ese motivo. 
No me gusta opinar acerca de lo que sea y que cualquiera me pueda responder con la impertinencia que se le antoje amparado en el anonimato.
¿No sería lógico que hubiera que identificarse y que falsear los datos estuviera penado?

Caja de bombones

Caja de bombones
Una de esas cajas que se pueden encontrar en cualquier cajón de cualquier aparador de cualquier comedor o cuarto de estar de cualquier casa y en las que, cuando las abrimos, nada más encontramos pequeños cirindulillos inservibles que, hace ya tantos años, imaginamos que alguna vez podíamos necesitar. Esta, afortunadamente, está como se puede ver vacía.