martes, 25 de marzo de 2014

25/3/14 01:55 a.m.

No lo sé; pero parece ser que la encontró entre los papeles del baúl, pequeño, en una de las carpetas junto a otras inscripciones y una página manuscrita con la advertencia. Caso de publicarse alguna vez.
Y porque la encontró, que es verdad, me la envió por correo, mírala, sintió pudor de conforme a su primera idea rehacer el texto, darle la vuelta como a un calcetín, y se conformo con pequeñas modificaciones y fraccionarlo, página por página.
Lo que no me explico es como lo has visto. Yo nunca me remonto a tan atrás. Agua pasada que ya...
De eso se vale, de que no me fijo, y como mete mano en todo...
¿La academia?
Clases a domicilio, así que por abreviar lo primero que explicó es domicilio no hay.
Cayó un chaparrón bueno, por cierto, pero la chica joven, de aspecto y trato muy agradable.
Dice que a veces se pregunta y sí, como tiene esa imaginación tan. Y que si mira tú por dónde de una manera tan natural se solucionase un problema que...
Debajo de los prismáticos, junto a la lata del tabaco en el cajón de arriba del mueblecillo.
Un paté dietético especial para su dolencia, pero no le hace gracia.
Pilas de 1,5 no. Las otras que son más delgadas.
Pues con una chincheta. Digo yo.

Página 2

Caja de bombones

Caja de bombones
Una de esas cajas que se pueden encontrar en cualquier cajón de cualquier aparador de cualquier comedor o cuarto de estar de cualquier casa y en las que, cuando las abrimos, nada más encontramos pequeños cirindulillos inservibles que, hace ya tantos años, imaginamos que alguna vez podíamos necesitar. Esta, afortunadamente, está como se puede ver vacía.