viernes, 24 de mayo de 2013

Otro comentario en texto 5.14

Tal vez no expresé bien qué quería decir en referencia al cuerpo. No es que yo le eche la culpa de nada, el cuerpo es lo que es y tiene sus exigencias y, justo esas exigencias, son los condicionantes, lo que nos pone trabas para aplicar toda nuestra voluntad a fines que vayan más allá de las satisfacciones que él demanda.
No pretendo que haya que abandonarlo para ser libre, pero sí digo que la dedicación que requiere el atenderlo, alimentarlo, asearlo, adecuar el entorno vital al mínimo de confort en que quiere habitar, corren en contra de poder dedicar nuestro tiempo, y nuestra energía, y nuestra inteligencia, y gran parte de nuestras capacidades, a crear y a apreciar lo que otros crean y a disfrutar con ello.
Crear y generar algo bello en vez de tantos detritus como, por la noche, cuando están todos los contenedores de basuras en las aceras, se contempla (con una cierta perplejidad y no poco espanto) a cuánta suciedad y cuántos desechos da lugar nuestra ineludible corporeidad.
Por eso siento tanto desprecio y tanta aversión por el cuerpo, y por eso lo considero un tirano; sin dejar por ello de tener en cuenta que su existir estará sirviendo de crisol en el que el espíritu se vaya desbastando, y forjando, y depurando.
Pero no puedo evitar la frustración que me produce el hecho de que necesitemos algo tan primitivo y tan burdo para, de alguna forma, “entrar en cintura”.
Por eso sueño con otros mundos que no sé si existen, pero necesito creer en ellos para poder sobrellevar la repugnancia que me inspira este.

Por alguna razón no puedo enviar comentarios a 
http://www.aventurapensamiento.com/

Caja de bombones

Caja de bombones
Una de esas cajas que se pueden encontrar en cualquier cajón de cualquier aparador de cualquier comedor o cuarto de estar de cualquier casa y en las que, cuando las abrimos, nada más encontramos pequeños cirindulillos inservibles que, hace ya tantos años, imaginamos que alguna vez podíamos necesitar. Esta, afortunadamente, está como se puede ver vacía.