martes, 16 de abril de 2013

Populacho enardecido (clic aquí)

¿Es lógica esta forma de proceder, en pleno siglo XXI y en un país que se pretende decir civilizado?
¿No es delito tratar así a una persona?
¿No es delito también el que las fuerzas de seguridad no eviten, por todos los medios, que un hatajo de gente (que no son seguro mejores personas que la encausada) someta a nadie a estas humillaciones?
¿No es vergonzoso, a la vista de los hechos, que la Constitución diga que todos los españoles somos iguales ante la ley?
¿No es delito que no exista ninguna autoridad que se ocupe de que todos seamos efectivamente iguales ante la ley?
¿Se hubiera actuado del mismo modo si no se estuviese tratando de un personaje tan mediático como Isabel Pantoja? 
Claro que, en la culpa llevan la penitencia. Esa misma gente que hoy la vapuleaba y le tiraba de los pelos pagará gustosa (por puro morbo, naturalmente) el precio de la entrada de sus próximos conciertos, que ella hará muy bien en vender carísimas. Así, esa misma gente, la estará ayudando a costear la multa de un millón de euros que le han impuesto.
¿De cuánto será, por cierto, la multa que le impongan a la infanta esposa del señor Urdangarín por causas no muy distintas?
¿O es que si son muy distintas?

Caja de bombones

Caja de bombones
Una de esas cajas que se pueden encontrar en cualquier cajón de cualquier aparador de cualquier comedor o cuarto de estar de cualquier casa y en las que, cuando las abrimos, nada más encontramos pequeños cirindulillos inservibles que, hace ya tantos años, imaginamos que alguna vez podíamos necesitar. Esta, afortunadamente, está como se puede ver vacía.