jueves, 18 de octubre de 2012

10/18/2012 06:17:00 p.m.


Que miró y que no estaba, ¿qué hay que entender? Lo solucionó con una pinza de la ropa.
¿Qué me hace pensar que no te daría tiempo? Pues que sale, salía, ayer, una media de 217,666… (unas veintisiete veces ese seis, y luego un siete) páginas por día y tú sólo lees cuatro o cinco y de noche.
No he tenido tiempo. Pero si a ti sí no sé yo si a mí. Y no he pretendido decir que es que tú tengas una especie de obsesión por. Según eso todo el mundo sería obseso; y que bien mirado lo es, no irás a negármelo.
¿Qué y yo qué? Pues posiblemente tampoco. Antes o después en todo el mundo termina por tropezarse con el hueso, como en las aceitunas. Así que digamos que todo lo más un seis y medio. Y a mí un tres, pero no aspiro a más.
Pues cuatro, que los termino de contar (es decir tres una vez descontado el de ayer, dos en realidad con el de hoy); y como los domingos no hace falta no hay que preocuparse hasta, si no estoy echando mal la cuenta, el lunes 22.
¿Yo podía estar equivocándome y tú no? Me gustaría saber por qué ¿La conociste mejor? ¿Hablaste con ella alguna vez? La voz podría ser una pista. Pero ni tú ni yo la escuchamos entonces, así que, ya…
Bueno, para que no digas que tal y que cual te daré de margen hasta las 6 de la tarde del sábado. Pero a las siete menos cuarto cierran y no tengo ganas de ir con la lengua fuera; y no me des luego la murga con que te cuente yo el final.
No; cuando ve la puerta abierta sale y ya está. No se complica la vida pensando si alguien se acordará. Su idea del tiempo y de la memoria no son como en las personas. Pero, ¿y si te vas de viaje o algo así?
Bien pensado quizás mejor que cerrarla siempre bien sería dejarla siempre abierta.

Caja de bombones

Caja de bombones
Una de esas cajas que se pueden encontrar en cualquier cajón de cualquier aparador de cualquier comedor o cuarto de estar de cualquier casa y en las que, cuando las abrimos, nada más encontramos pequeños cirindulillos inservibles que, hace ya tantos años, imaginamos que alguna vez podíamos necesitar. Esta, afortunadamente, está como se puede ver vacía.