lunes, 10 de enero de 2011

Al poder y al poderío

Esperando a que se pasen los días grises del invierno se ve pasar por delante de la vida y de las gentes el tiempo que se malgasta en lamentar los azares que cada jornada vierte sobre las frentes fruncidas de los que se ven hundidos en el tedio y en la ira y en la poca buena sangre que destilan los mangantes que so pretexto de alzarse en guardianes de lo bueno, de la salud, del provecho, de todo lo que no mata pero fastidia a mansalva a los que hemos de sufrirlos, a ellos, a los que mandan, vamos tirando del carro que acarrea tanta desgracia como es el tener por próceres al hatajo de tunantes, perversos, mal encarados, que dicen que eligió un pueblo que no es más que populacho.


Caja de bombones

Caja de bombones
Una de esas cajas que se pueden encontrar en cualquier cajón de cualquier aparador de cualquier comedor o cuarto de estar de cualquier casa y en las que, cuando las abrimos, nada más encontramos pequeños cirindulillos inservibles que, hace ya tantos años, imaginamos que alguna vez podíamos necesitar. Esta, afortunadamente, está como se puede ver vacía.