martes, 4 de enero de 2011

Prohibido fumar

Ante la prohibición de fumar unos se plantean el dejarlo.
¿Dejar de fumar porque el gobierno lo impone? Una cosa es fumar o no fumar, y acudir o no acudir a los lugares donde está prohibido hacerlo; y otra cosa muy distinta dejarse humillar.
Hay quienes se salen a la calle, muy obedientes, se fuman el cigarrillo y entran de nuevo al establecimiento. Y eso también es dejarse humillar.
Yo ya sé lo que voy a hacer:
Acudiré al bar o al restaurante para comer, o cenar (quiero decir para “ingerir alimento necesario para subsistir"), pero no tomaré café — ¿dónde se ha visto que un fumador como Dios manda se tome un café sin su cigarrillo? — ni ningún tipo de bebida que no sea exclusivamente la cerveza o el vino que acompaña al menú.
Habida cuenta que en el menú se puede elegir entre postre o café optaré siempre por el postre.
De todos modos mientras uno está propiamente comiendo no fuma; así que ahí no se siente uno muy vapuleado.
Suprimiendo el café y las bebidas extra se puede, creo yo, y considerando que es el café y las bebidas lo que deja más margen de beneficio, hacer la suficiente mella en los hosteleros para que se replanteen si fue acertado no rebelarse ni ofrecer la menor resistencia frente a la prohibición.
Debieron de pensar que como en este país somos como somos, que se nos va la fuerza por la boca pero al remate tragamos con todo, el cliente terminaría entrando por el aro, y “bueno, aquí no ha pasado nada".
Pero los fumadores tenemos algo que expresar, ¿no?
Y una forma de expresar nuestro desacuerdo es ¡¡¡NO TOMAR CAFÉ NI BEBIDAS EN BARES Y RESTAURANTES!!!
ENTRE TODOS PODREMOS HACER QUE SE DEROGUE LA LEY ANTI TABACO.

Caja de bombones

Caja de bombones
Una de esas cajas que se pueden encontrar en cualquier cajón de cualquier aparador de cualquier comedor o cuarto de estar de cualquier casa y en las que, cuando las abrimos, nada más encontramos pequeños cirindulillos inservibles que, hace ya tantos años, imaginamos que alguna vez podíamos necesitar. Esta, afortunadamente, está como se puede ver vacía.