martes, 8 de junio de 2010

¿Qué pasa con los comentarios?

Llevo rato peleando con permitir comentarios, y sin moderación ni nada, además, que estoy esperando un mensaje muy importante y no puedo andarme con remilgos; pero no hay manera de que funcione. Así que, por favor, el primero que vea esto que me deje alguno, ¿vale?
Es comodísimo, no hay que identificar ni palabra ni nada.
Venga, por favor, que se anime alguien.

8 comentarios:

  1. ¿Pero no ve que sí que funciona, pedazo de sosa?
    Siempre lo he dicho: Todas las mujeres son iguales.

    ResponderEliminar
  2. ¡Menos mal que ha habilitado usted los comentarios!
    Me gusta, sabe, eso de que no haya que identificar palabras de esas raras que a veces vienen en unos caracteres así como que tan torcidos y que se ven tan mal que algunas veces una se desespera. Claro que, mirando por sus interese, le resultaría más práctico que hubiese que hacerlo, porque así se evitaría usted el tener que soportar a según qué personajes como esta señora que… Pero, en fin, querida, es su elección.
    Le decía que qué alegría que haya habilitado los comentarios. Desde que la vi allí, solicitando (tan angustiada como parecía; yo es que para esas cosas soy muy sensible y me doy cuenta en seguida) que “por favor, por favor, visíteme en lopezdelam… (bueno, eso tan largo) estaba ahí, venga que venga y “anda Eleanora, inténtalo otra vez”.
    Pero, bueno, está solucionado por lo visto. De modo que aquí me tiene para lo que guste.
    ¡¡¡Estoy enormemente impaciente por saber cuál es ese favor tan importante!!!
    Así que no se demore, por favor, que estoy lo que se dice en ascuas.

    ResponderEliminar
  3. Elisa la de los mojicones9 jun. 2010 18:21:00

    ¿Y entonces qué es usted?

    ResponderEliminar
  4. Por cierto, ¿hay alguien por aquí que me esté criticando?
    Porque me gustaría saber que és, en tal caso, eso de que yo "no tenía, ni de lejos, la capacidad de síntesis que adornaba a la Ercilla".
    Me gustaría que "alguien" me lo aclarase porque estoy, muy, pero que muy dolida.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Por qué tienes que ser tan malpensada?
      Son cosas de la Retamales, ya sabes. Estaba muy presionada porque si no presentaba un trabajo no sacaría la evaluación.
      Además, lo puso en un pie de página, ya lo habrás visto, confíada seguro en que los pies de página no los lee nadie.
      Y me consta que te aprecia.

      Eliminar
  5. No soy el primero que ve su comentario, y además ya veo que otras personas ya han hecho lo que usted les pedía; pero desde la página de una tal Valentina Luján he venido a parar aquí sin saber por qué ni cómo.
    He pensado, que si ella - esa Valentina que le digo - me envía a este blog de usted debe de existir algún tipo de relación entre ambas.
    Le quedaría eternamente agradecido si tuviera usted la bondad de ayudarme.
    Atentamente.

    ResponderEliminar

No hay moderación. Medir o no las propias palabras es cuestión de cada cual... ¿Por qué tendría yo que erigirme en juez de nadie ni de nada?

Caja de bombones

Caja de bombones
Una de esas cajas que se pueden encontrar en cualquier cajón de cualquier aparador de cualquier comedor o cuarto de estar de cualquier casa y en las que, cuando las abrimos, nada más encontramos pequeños cirindulillos inservibles que, hace ya tantos años, imaginamos que alguna vez podíamos necesitar. Esta, afortunadamente, está como se puede ver vacía.